COVID 19, DE EMERGENCIA SANITARIA A EMERGENCIA POLIEDRICA.

La crisis sanitaria del conocido por todos, coronavirus o SARS CoV 2, virus causante de la pandemia de la COVID 19, hace tiempo que dejó de ser una crisis o emergencia sanitaria a, como dijo el general Miguel Ángel Ballesteros, director del Departamento de Seguridad Nacional , una crisis poliédrica, es decir, esta crisis ha traspasado lo sanitario, para convertirse en una crisis política, económica, geopolítica, geoestratégica, laboral, industrial e incluso de seguridad pública de nuestras ciudades y en la ciberseguridad de empresas e instituciones públicas.

Muchas empresas, en el momento más duro de la primera ola de coronavirus, optaron por el teletrabajo, es decir, gracias a la Tecnología de la información y la comunicación, poder desarrollar el trabajo en el calor de nuestros hogares, eso sí, con el riesgo que ello conlleva para la seguridad de los datos de nuestras empresas, sobre todo, las empresas de sectores estratégicos.
No son pocos los ciberataques que reciben nuestras empresas todos los años, entre 30.000 y 40.000, de los cuales unos 25 son ataques muy críticos. El ciberespacio es muy vulnerable, y más cuando trasladamos el trabajo, desde un lugar adecuado para trabajar como es una oficina o despacho, a un domicilio. Tenemos que saber, que es difícil de conseguir una plena concentración en nuestra casa por muchos motivos, y en esos momentos de baja concentración, podemos cometer errores tan comunes como abrir un correo malicioso y, que este se infiltre en nuestro sistema y nos robe documentos sensibles o secuestre datos esenciales de nuestra empresa.

No es nada nuevo para nadie, que hay países que utilizan hackers para romper la ciberseguridad de nuestras empresas e instituciones públicas, para robar esos datos como por ejemplo en los laboratorios farmacéuticos que han estado trabajando en la vacuna contra la COVID-19. La directora del CNI, Paz Esteban, confirmó intentos de robos informáticos contra laboratorios españoles que trabajaban para conseguir esa vacuna.

Naturalmente estos hackers no son autónomos, sino que en muchas ocasiones, la mayoría trabajan para ciertos países, eso sí, no adscritos a ningún servicio  pero si pagados por ellos.

La crisis provocada por el coronavirus ha dejado claras varias cosas, una es que las empresas privadas o públicas deben intensificar la formación en ciberseguridad de sus empleados, esto es de capital importancia y no se debería dejar para mañana sino haber empezado hace años. También deja muy evidente, que la gestión de una crisis no es fácil para nadie y mucho menos, cuando los responsables de la gestión no están a la altura de la situación, y que en vez de ser parte de la solución son una parte más del problema. El no saber anticiparse a algo realmente previsible, al final en el momento de la llegada de la crisis, te pilla totalmente en paños menores,  consumido el tiempo de reacción tan válido para haber podido reaccionar de la manera más adecuada y teniendo una respuesta atropellada y mala.

Como conclusión, esperamos que para próximas crisis, que las habrá como ya han predicho varios expertos, se aprenda de la concatenación de errores que se han cometido en esta, ojo, en dos ocasiones, y seamos capaces de trabajar para atenuar riesgos que sean tan previsibles.


Escrito por el administrador de SPE y colaborador de la página.

 

 


Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: